Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.

Consejos para aquellos que se arruinan al apostar

Consejos para aquellos que se arruinan al apostar

Seguir algunas enseñanzas le ayudará a no tener nuevos descansos.

por Academia   |   comentarios 0

Si está familiarizado con el título de la historia, sepa que este no es el fin del mundo, porque todo el mundo ha pasado por estos problemas en las apuestas. La gran diferencia está en los siguientes pasos, es decir, en lo que sacas de tu lección después de perder todo el dinero de tu cuenta. Con eso en mente, hoy te vamos a dar consejos importantes para evitar volver a arruinarte.
 

¡Forma parte de nuestro canal en Telegram - Haciendo Clic AQUÍ!

 
Aprender de los errores es una de las lecciones de la vida, y en las apuestas deportivas esto no es diferente. Todos conocemos el sentimiento de frustración de perder una apuesta y ver que su dinero se va al espacio, pero cualquiera que quiera seguir una carrera o al menos ganar un poco de dinero extra en las apuestas tendrá que lidiar con eso.

¡Consulta todos los PARTIDOS DE HOY y siguelos en vivo!

 Entonces, nuestro primer consejo es controlar tu mente. Aquí dos cosas: no crea que no puede convertirse en un jugador rentable, ni sea impulsivo poniendo más dinero en su cuenta, queriendo recuperar sus fondos en un abrir y cerrar de ojos. Los extremos no son beneficiosos, por eso hay que tener paciencia y analizar los errores cometidos.
 
Administre su bankroll, poniendo ciertos límites, hasta que adquiera conocimientos. Estipular unidades, apuestas. No ponga 10 reales en una apuesta y 100 reales en la siguiente, sin ninguna lógica detrás. Y seamos realistas, si tomaste algunas pérdidas seguidas, no hagas el famoso all-in. Muchos jugadores se enojan con la racha de pérdidas y arriesgan todo el dinero sobrante en una sola apuesta. Tarde o temprano esto le dará nuevos problemas de pérdidas.
 
Parece obvio de qué vamos a hablar, pero es fundamental analizar qué tipo de apuestas estás haciendo. Uno de los consejos de los jugadores exitosos es realizar un seguimiento de todos sus movimientos, ya que esto le dará una idea exacta de dónde provienen sus ganancias y pérdidas. Además, esto te dará una idea exacta de qué mercados tienen las tasas de acierto más altas, algo fundamental para permanecer inestable y no vaciar tu cuenta.
 
Nunca lo pongas en suerte o mala suerte. Algunas apuestas se pierden de una manera inusual, y terminamos sin creerlo. Pero a veces nos confundimos, porque la verdadera razón fue no analizar profundamente el evento, y para eso nos tapamos los ojos. Entonces, en este inicio, tenga más cuidado en su criterio, revise las posibilidades para no tener nuevas sorpresas negativas. Otra cosa, es una sensación increíble ganar una apuesta con un gol de salvación en el último minuto, pero no veas esto como una racha de suerte, y sé crítico, buscando la evolución y aprendiendo cosas nuevas.
 
Si rompió el banco probablemente sea porque no aplicó patrones, métodos o usó herramientas que le brindan un mayor apoyo para las ganancias. Las apuestas también contienen matemáticas, fórmulas, razonamiento, es decir, no se trata solo de entender un deporte o equipo.

Empiece a prestar atención a los campeonatos y las características del equipo, y los datos estadísticos le ayudarán en el camino. Cada equipo tiene fortalezas y debilidades, y cada liga se compone de algunos de los mercados más destacados. Pegate a estos detalles sin apostar por el “chutómetro”.
 
Además de todo esto, intenta leer cómo funcionan las cotizaciones de las casas de apuestas. Esto te dará una noción exacta de las apuestas de valor, entendiendo los movimientos de las cuotas, algo fundamental para no poner en riesgo tu dinero. Hay muchos artículos sobre estos temas, y profundizar en esto será importante para comprender un poco más sobre las apuestas deportivas.
 
Puede parecer extraño, pero muchos apostadores que ahora ganan una buena cantidad de dinero afirman que gracias a las primeras pérdidas y quiebras bancarias se convirtieron en lo que son hoy. Y esto tiene una razón muy simple: fueron aplicados, estudiosos, trabajadores y aprendieron de los errores, evolucionando en pos del éxito.