Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.

El Póker y el Ego: enemigos mortales

El Póker y el Ego: enemigos mortales
Si existe un defecto que usted nunca puede tener en las mesas, es traer su ego para estas.
por Academia   |   comentarios 0

Vamos a dar inicio a este artículo recordando que el póker es, dentro de otras cosas, un juego lógico.

A partir de este argumento básico es fundamental, en cada mano jugada, durante su proceso de razonamiento, usted debe ser lógico y entender como la se desenvolvió la mano. Para que esto suceda de la mejor manera posible, usted no puede, bajo ninguna hipótesis, deijar a su ego influenciar en la toma de decisiones. Esto puede parecer simple, pero conozco a buenos regulares que todavía tropiezan con este error trivial.

Casi diáriamente, veo a jugadores de todos los niveles dejarse llevar por sus egos inflados, y empezar a perseguir a determinados jugadores. Esto es una de las mayores estupideces que pueden ser cometidas en una mesa de póker, por varias razones. 

Primero, contra buenos jugadores, esto es prácticamente igual a romper dinero, porque ellos van a notar eso, y adaptar su rango y manera de jugar, y como son jugadores competentes, ciertamente irán a llevar la ventaja. Contra jugadores débiles, y malos igualmente, porque así como usted empieza a jugar más manos de lo que debería, la variedad aumenta, teniendo en cuenta que  los malos jugadores no son muy propensos a doblar sus manos.

Además de lo ya mencionado, existe otro punto: cualquier jugador mediano nota a los jugadores que dejan a sus egos hablar más alto en las mesas, y eso ciertamente será una gran ventaja.

Ya vi a muchos jugadores talentosos y prometedores tener graves problemas en controlar sus egos. Ellos creen que son mejores que sus adversarios, lo que no deja de ser verdad es que, consecutivamente, deben siempre vencer. Esto no existe en el póker, y el hecho de que malos jugadores tengan días y victorias buenas, son los que mantienen al juego en actividad y constante expansión.

Después, no sea el donkey de la mesa que se deja llevar por sus emociones tilta en cada bad beat sufrida. Para eso, existen algunas técnicas que lo pueden ayudar:

- Juegue siempre dentro de sus límites financieros;

- Evite personalizar el juego;

- Juegue cuando esté descansado, evitando esforzar en días complicados;

- Cuando note que la derrota de determinada mano lo tocó emocionalmente, cierre la sesión;

- Ejercitese, medite y coma de manera saludable;

- Deshabilite los chats de sus mesas.
 
Son pequeñas y simples sugerencias, pero ellas ciertamente lo irán a ayudar a, gradualmente, ir dejando su ego de lado mientras juega póker, lo que lo va convirtiendo, cada vez más, un jugador competente.

Para finalizar, recuerde: traer el ego para las mesas, es la misma cosa que romper dineiro a largo plazo, por lo tanto, no sea el donkey donador de la mesa.
 
Daniel Dornelles

Compartir "El Póker y el Ego: enemigos mortales" vía: